nutch_noindex
CANCELAR
/nutch_noindex
Taylor's Patient StoryTaylor's Patient StoryTaylor's Patient Story

La increíble mamá de Taylor le dio el regalo de la vida dos veces

Back to Taylor's Page

Lea su historia

Lea su historiaLea su historia

La increíble mamá de Taylor

Para Taylor Simpson, la afección comenzó con síntomas similares a los de la gripa antes de cumplir 14 años. Pronto estaba vomitando sangre. Después de llegar en ambulancia al Packard Children’s, las pruebas revelaron que estaba en etapa terminal de insuficiencia renal y hemorragia en los pulmones. Una conmoción total para Taylor y su mamá.

El diagnóstico fue síndrome de Goodpasture, una enfermedad autoinmune muy rara que puede dar de un momento a otro. En el caso de Taylor, su propio cuerpo estaba atacando a los riñones y a los pulmones. Era posible que los pulmones respondieran al tratamiento pero necesitaría un trasplante de riñón, y su mamá Lori fue la primera en la fila para donar.

La increíble mamá de Taylor

"Desde el principio, planeé ser la donante de Taylor", dijo su mamá, Lori Vargas. Pero primero tendría que cumplir con los estándares requeridos para ser un donante vivo de órganos. Y así empezó un régimen de dieta y ejercicio, en el que bajó casi 40 libras en menos de un año.

También fue un camino largo para Taylor. Diálisis cuatro veces a la semana, tratamientos inmunosupresores y plasmaféresis, un proceso para purificar la sangre. Es más, para recibir el riñón de su mamá, su sistema inmunológico necesitaba dejar de producir los anticuerpos letales Goodpasture o simplemente iban a atacar al nuevo órgano. Y necesitaba no tener esteroides durante seis meses, lo que hizo que tuviera que esperar hasta el 2013.

La increíble mamá de Taylor

Durante todo esto, Taylor nunca perdió su alegría, y se hizo amiga de su reumatóloga, la Dra. Nina Washington, y su nefrólogo, el Dr. Orly Haskin. Se dedicó a sus estudios por medio de la maestra de la unidad de diálisis Katie Fennimore y un Programa de educación individualizado, para que siguiera su trabajo artístico.

"Me trataron como una persona normal", se acuerda. "En vez de como una niña enferma".

Ese febrero, su mamá recibió la autorización de ser la donante de Taylor, y le dieron luz verde a Taylor poco después. El 2 de abril, el cirujano Waldo Concepcion, le quitó a Lori un riñón en el Hospital y Clínicas Stanford, luego lo implantó de inmediato en Taylor en Packard Children’s.

La increíble mamá de Taylor

Fue un nuevo inicio para Taylor, que ahora tiene 15 años, y un final feliz para una historia dramática.

Una gran recompensa: Después de la plasmaféresis y de un régimen estricto de medicamentos, los pulmones de Taylor se han recuperado por completo.

No hay duda de que la mayor parte del resultado positivo de Taylor se debe al amor de su mamá. Pero todo fue posible gracias al alto nivel de atención coordinada que unió todas las piezas.

Sin embargo Taylor lo resume de una manera aun más sencilla: "Mi mamá es increíble".

Back to Taylor's Page

Conozca a su equipo

Conozca a su equipoConozca a su equipo

Conozca a su equipo

Dr. Waldo Concepcion

Dr. Waldo Concepcion

View my profile
Dr. Paul C. Grimm

Dr. Paul C. Grimm

View my profile
Dra. Cynthia J. Wong

Dra. Cynthia J. Wong

View my profile
Dr. Scott M. Sutherland

Dr. Scott M. Sutherland

View my profile
Back to Taylor's Page

Cómo ayudamos

Cómo ayudamosCómo ayudamos
  • Lea su historia
  • Conozca a su equipo
  • Cómo ayudamos
nutch_noindex
/nutch_noindex