nutch_noindex
CANCELAR
/nutch_noindex
Zoë Bower's Patient StoryZoë Bower's Patient StoryZoë Bower's Patient Story

Una mano amiga para Eloise (y para su mamá y papá)

Back to Zoë Bower's Page

Lea su historia

Lea su historiaLea su historia

Una mano amiga para Eloise.

Zoë Bower tenía 18 semanas de embarazo cuando ella y su esposo Dan recibieron las devastadoras noticias durante un ultrasonido prenatal: el feto tenía una hernia diafragmática congénita, un orificio en el diafragma que haría que al nacer fuera imposible respirar.

El pronóstico para un feto con CDH es incierto. La pareja consultó con médicos en nuestro Centro de salud fetal y materna, un equipo multifacético con amplia experiencia en la explicación de diagnósticos fetales, manejo de embarazos complejos y atención a bebés y niños de alto riesgo.

Zoë recuerda la primera consulta de su familia con la Dra. Susan Hintz, la directora del centro: "En realidad necesitamos saber, ¿no hay esperanza o podemos hacerlo?".

Una mano amiga para Eloise.

La CDH conlleva graves riesgos, pero dependiendo de los hallazgos prenatales, y con la atención médica y quirúrgica experta para el bebé, muchos bebés crecen muy bien.

"Es difícil describir lo increíblemente reconfortantes que fueron, sin tener un optimismo ingenuo, simplemente fueron cariñosos", dice Dan. "Pasaron por lo menos una hora con nosotros, respondieron todas nuestras preguntas y nos dieron esperanza".

Junto con Zoë y Dan, el equipo empezó a planear la llegada de una niña: Eloise. La familia aprendió sobre el pronóstico de Eloise y recibió preparación práctica para su nacimiento,

Una mano amiga para Eloise.

que incluyó un recorrido de nuestra unidad de cuidados intensivos neonatales y una introducción a los diferentes tipos de máquinas de soporte respiratorio que pueden ayudar a Eloise después de su nacimiento.

Mientras tanto, Hintz y su equipo estaban asegurándose de que todos los especialistas que necesitaban intervenir hubieran consultado sobre el caso de Eloise.

"Saber que múltiples personas están revisando las pruebas de diagnóstico y viéndolas desde diferentes ángulos, con experiencia distinta, fue muy reconfortante", dice Zoë.

Alrededor de 15 médicos y cuidadores estaban presentes cuando Eloise nació y proporcionaron atención inmediata. Dan fue con el equipo de atención a la NICU y observó mientras trabajaban para ayudar a su recién nacida a respirar.

Una mano amiga para Eloise.

Tomó nueve horas de atención intensiva por parte del equipo médico, pero finalmente Eloise estaba recibiendo suficiente oxígeno de un oscilador, un ventilador especial que mantiene los pulmones continuamente abiertos.

Nueve días después, Eloise recibió la reparación quirúrgica que necesitaba, y volvió a casa con seis semanas de nacida. Ahora, más de un año después, Eloise está correteando, comiendo como una campeona, y divirtiéndose con su hermana mayor.

Y el equipo en el Centro de salud fetal y materna se está preparando para las siguientes familias con diagnósticos fetales y maternos complejos. "Esperamos poder ayudar a muchos más pacientes en el futuro", dice Hintz.

Back to Zoë Bower's Page

Conozca a su equipo

Conozca a su equipoConozca a su equipo

Conozca a su equipo

Dra. Susan R. Hintz, maestría

Dra. Susan R. Hintz, maestría

View my profile
Dra. Krisa P. Van Meurs

Dra. Krisa P. Van Meurs

View my profile
  • Lea su historia
  • Conozca a su equipo
  • Cómo ayudamos
nutch_noindex
/nutch_noindex