Programa de conmoción cerebral

El programa de conmoción cerebral de Stanford Children's Health es un programa integral diseñado para ayudar a su hijo a volver a hacer deportes y actividad regular de manera segura después de una conmoción cerebral. Nuestro equipo multidisciplinario de pediatras y expertos en ortopedia, medicina del deporte, neurología y neurocirugía están disponibles para dar consulta y atención coordinada.

¿Qué es una conmoción cerebral?

Una conmoción cerebral es un traumatismo provocado por un golpe en la cabeza o un impacto en el cuerpo. Una conmoción cerebral puede resultar en cambios temporales en el funcionamiento normal de una persona, especialmente en su atención y equilibrio. Algunos síntomas comunes son visión doble o alteraciones visuales, confusión, aturdimiento, mareo, dolor de cabeza, vómito y pérdida de la memoria de lo que pasó antes o después de la lesión. La mayoría de los jóvenes se recuperarán completamente de una sola conmoción cerebral en dos semanas, pero pueden tardar más. Es importante que un médico evalúe a su hijo.

Signos y síntomas de la conmoción cerebral

Visite a un doctor de inmediato si su hijo está presentando los siguientes síntomas:

  • confusión creciente
  • dolor de cabeza intenso, que se agrava o que persiste
  • múltiples episodios de vómito
  • dificultad para despertarse
  • dificultad para caminar
  • convulsiones
  • comportamiento extraño
  • debilidad
  • pérdida de la visión o una alteración repentina en la misma
  • una pupila más grande que la otra
  • pérdida del conocimiento

Visite al doctor a los pocos días si su hijo está presentando los siguientes síntomas:

  • sentirse aturdido, mareado o confundido
  • olvidar lo que pasó en el momento de la lesión
  • dolor de cabeza
  • náuseas
  • sensibilidad a la luz o al ruido
  • problemas para concentrarse, dificultad para recordar, lentitud de pensamiento
  • cambios emocionales como irritabilidad, tristeza o ansiedad

Consejos para ayudar a su hijo a mejorar

Seguridad: evite los deportes y otras actividades que puedan provocar otro golpe en la cabeza. No se recomienda volver a practicar deportes de contacto o de impacto hasta que se haya valorado al atleta.

Actividad: se aconseja el ejercicio aeróbico de intensidad moderada (NO DE CONTACTO, p. ej. ciclismo o correr) después de 24 o 48 horas de descanso, dependiendo de la recomendación del médico. Monitorear la recuperación y volver a realizar actividades a menudo requiere de la ayuda de los padres, los maestros, y los entrenadores.

Tiempo extra: es posible que las actividades normales tomen más tiempo de lo normal. Dele tanto tiempo como necesite y evite presionarlo a que termine el ejercicio rápido.

En caso de que se le olvide la información, désela: si tiene problemas para recordar información, solo llene los espacios en blanco. Tratar de obligarlo a recordar la información no acelerará la recuperación.

Dé descansos: es posible que le cueste más trabajo poner atención. Anímelo a tomar descansos frecuentes y a trabajar durante periodos más cortos.

Paciencia: es posible que aumente su irritabilidad, que tenga menos tolerancia o se frustre con mayor facilidad que la normal. No se lo tome personal y anímelo a que tome un descanso para calmarse.

Temas relacionados: