La historia de los datos del PHIS

Sesión de preguntas y respuestas con el Dr. Stephen Roth, maestría en salud pública, director del Centro de cardiología infantil del Lucile Packard Children's Hospital Stanford

¿Cómo logra el Centro de cardiología infantil del Lucile Packard Children's Hospital Stanford y de Stanford Children’s Health resultados tan impresionantes con los casos de la más alta agudeza, según lo demuestran los datos publicados en el 2015 por el Sistema de Información de Salud Pediátrica (PHIS, por sus siglas en inglés)?*
"Una clave es nuestra disposición para aceptar aquellos pacientes que tienen una ‘última esperanza’ . Atender a estos niños a menudo nos obliga a innovar. Aprendemos algo nuevo cada vez que superamos los límites de lo que debería ser posible. Mejoramos un poco y nos hacemos un poco más inteligentes cada vez que nos desafiamos a nosotros mismos. Al final, esto genera nuevos conocimientos que cambian nuestros paradigmas de tratamiento y que hacen que nuestro equipo sea más capaz".

El éxito del Centro de cardiología ha llevado a un crecimiento importante, ¿puede darnos detalles?
"La demanda de nuestros servicios es mayor que nunca. Nuestro volumen de pacientes prácticamente se duplicó en una década, de 674 altas de hospitalizaciones en el 2006 a 1114 en el 2015. En menos de dos años, con la ampliación de 521 000 pies cuadrados de un costo de mil cien millones de dólares del Lucile Packard Children’s Hospital Stanford, el Centro de cardiología también se ampliará y casi duplicará sus camas para hospitalización. Es importante que no rechazar a ningún paciente que necesite de nuestra atención del Centro de cardiología por falta de espacio".

¿Cuál es el beneficio de tener grandes volúmenes de pacientes?
"Se necesitan realizar cirugías especializadas con frecuencia —como lo hace nuestro centro— para hacerlas bien de manera constante. Eso es particularmente cierto en el caso de cirugías complejas como el procedimiento de unifocalización para arterias colaterales aortopulmonares principales (MAPCA, por sus siglas en inglés) en atresia pulmonar.

"No somos los únicos en subrayar esta relación con los volúmenes. Un comentario reciente en JAMA mencionó que ‘los centros de mayor volumen tienden a dar la atención de mejor calidad al menor costo, especialmente a niños y adultos jóvenes con la cardiopatía más compleja’.

"Nuestro éxito es el resultado de un equipo de más de 250 profesionales especializados, tales como cardiólogos, cirujanos, anestesiólogos, enfermeras y trabajadores sociales. Aceptamos de todo desde una gestión médica compleja hasta las anomalías cardíacas menos comunes que requieren de estrategias quirúrgicas innovadoras o de un trasplante de corazón. Además, recientemente desarrollamos uno de los principales programas de cardiopatía congénita del adulto de la nación".

¿Cómo encajan sus logros recientes con la cultura de innovación de Stanford?
"Innovación en la atención cardíaca es un sinónimo de Stanford. El Dr. Norman Shumway fue el primero en Estados Unidos en realizar un trasplante de corazón humano con éxito aquí en 1968 y nuestro equipo también realizó el primer trasplante de corazón-pulmón del país.

"Stanford es reconocido a nivel mundial por su investigación científica básica y hemos recibido muchos subsidios de prestigio para desarrollar descubrimientos fundamentales. Nuestros investigadores también conceden gran importancia a la traducción de sus hallazgos de cardiopatía infantil en nuevos tratamientos y técnicas preventivas.

"En el frente clínico, también hemos sido líderes en el camino de las terapias avanzadas de transición para el trasplante para niños. Tenemos uno de los programas de dispositivos de asistencia ventricular (VAD, por sus siglas en inglés) más grandes y con mayor experiencia en el país y mantenemos el récord del periodo más largo de apoyo con VAD en Norte América: 234 días. Nuestro primer paciente del Berlin Heart fue, al momento de su tratamiento, el niño más pequeño en recibir esta terapia para insuficiencia cardíaca grave que salva la vida. Y en el 2002, aquí se realizó una cirugía a corazón abierto en el paciente más pequeño y joven del mundo.

"Nuestro compromiso con el descubrimiento nunca para. Todo es parte de la amplia cultura de descubrimiento e innovación que existe en la Universidad de Stanford y en Silicon Valley y se enlaza perfecto con nuestro objetivo de mejorar la atención y los resultados de los pacientes constantemente".

¿Quién está detrás del éxito de Stanford con nuevas técnicas quirúrgicas?
"Nuestro equipo quirúrgico está dirigido por el Dr. Frank Hanley, un innovador quirúrgico reconocido a nivel mundial y uno de los cirujanos cardíacos pediátricos que más ha logrado en el mundo. Muchas técnicas que ha desarrollado ahora son rutina en nuestro Centro de cardiología y algunas no están disponibles en ningún otro lado. Si hay una manera mejor, más segura y más eficiente de realizar un procedimiento quirúrgico pediátrico, es muy probable que el Dr. Hanley haya colaborado para mejorarla.

"Inventó la cirugía de unifocalización de una etapa para la tetralogía de Fallot con atresia pulmonar y MAPAC, en la que las arterias colaterales se combinan a través de la cirugía para crear arterias pulmonares que funcionen. Ha conseguido una tasa de éxito notable del 98 por ciento con esta operación compleja. Fue el primero en realizar técnicas nuevas en operaciones escalonadas para defectos de un solo ventrículo sin una máquina de bypass de corazón-pulmón.

"Además, el Dr. Hanley realiza muchas operaciones en pacientes de todo el mundo. Su capacidad para reparar corazones que no fueron reparados de manera apropiada en otro lado —y de hacerlo en una cirugía cuando otros cirujanos lo escalonarían en meses o años— realmente marca la diferencia".

¿Cuáles son otras áreas de descubrimiento de colaboración dentro del Centro de cardiología?
"La estrategia de nuestro equipo permitió que la Dra. Chandra Ramamoorthy, jefa de anestesia cardíaca pediátrica, redujera los riesgos de la anestesia cardíaca en niños, y ayudó a la Dra. Gail Wright, cardióloga, a desarrollar un programa de monitoreo para el hogar sencillo pero innovador para pacientes con un solo ventrículo, el cual ha reducido la mortalidad de los pacientes después del procedimiento de Norwood del promedio nacional del 15 por ciento a solo el dos por ciento. También estamos utilizando marcapasos implantables programados para sincronizar la función de bombeo de las cavidades inferiores del corazón en niños con función deficiente para mejorar el desempeño de su corazón".

"Además, tenemos técnicas avanzadas en cateterismo cardíaco para poner válvulas de corazón con catéter implantado en los pacientes más vulnerables, tales como un bebé de ocho meses que fue el más joven en ser sometido a este procedimiento.

"Y junto con los científicos del Instituto Cardiovascular Stanford, la investigación continua está diseñada para entender los orígenes de la cardiopatía congénita y de la insuficiencia cardíaca pediátrica. Además, en la actualidad estamos participando en 20 estudios clínicos de investigación en medicina cardiovascular pediátrica".

¿Qué sigue?
"Algunos creen que después de 70 años de innovación quirúrgica en cardiopatías congénitas, estamos llegando a la cima de la pirámide de procedimientos y técnicas quirúrgicos. Creemos que la siguiente etapa de grandes avances en nuestro campo vendrá de las ciencias biológicas e incluirá descubrimientos en áreas como la ingeniería de tejido, la medicina regenerativa y la genómica.

"Los problemas cardíacos en niños y adultos supervivientes de cardiopatías congénitas no van a desaparecer pronto, así que tenemos que concentrarnos en enfoques distintos a los procedimientos quirúrgicos para mejorar el tratamiento de estas afecciones. Va a ser una era nueva emocionante y nos estamos posicionando como líderes tanto en resultados de calidad como en innovación en el futuro".

Las cifras: 2015 en el Centro de cardiología infantil

  • Más de 600 cirugías de corazón y otras 500 cirugías en los programas de los socios del Centro de cardiología: UCSF Benioff Children’s Hospital (Oakland, Calif.); Sutter Memorial Center (Sacramento, Calif.); y Valley Children’s Hospital (Madera, Calif.)
  • 20 trasplantes de corazón
  • 16 implantes de dispositivos de asistencia ventricular
  • 8232 ecocardiogramas transtorácicos
  • 20 ensayos clínicos en camino
  • 250 miembros de la facultad y del personal, tales como:
    • 8 cirujanos cardiotorácicos
    • 36 cardiólogos de la facultad
    • 11 anestesiólogos cardíacos
    • 150 enfermeras especializadas en cardiología
    • 3 radiólogos dedicados a la imagenología cardíaca

*Fuente de datos: Sistema de Información de salud pediátrica (PHIS, por sus siglas en inglés), 2013 y 2014. Los hospitales del PHIS son 47 de los hospitales infantiles en Estados Unidos más grandes y avanzados y constituyen las normas más exigentes de servicio pediátrico en Estados Unidos. La Asociación de Hospitales Infantiles desarrolló el PHIS para proporcionar una fuente rica de datos a médicos clínicos para realizar estudios comparativos de efectividad que afectan a los niños hospitalizados.