Preguntas frecuentes para donantes

Dado que un individuo sólo tiene un hígado, ¿cómo puede donar dicho órgano una persona viva?

Para el trasplante, sólo se extirpa una porción del hígado, no todo el órgano. La porción que se extirpa se reemplaza con tejido de hígado nuevo que funciona plenamente en 6 u 8 semanas. La factibilidad de una donación en vida se demostró por primera vez en 1989 con la donación exitosa de una porción del hígado de un padre adulto a un niño. Según los datos pediátricos del país, alrededor del 90% de los niños que reciben un hígado de un donante vivo tienen un órgano funcional un año después de la cirugía. Los donantes sufren muy pocas complicaciones. El equipo de trasplantes del Lucile Packard Children's Hospital (LPCH, por sus siglas en inglés) ha estado realizando trasplantes de donantes vivos desde 1995 con excelentes resultados y sin complicaciones entre los donantes.

¿Quién puede donar un hígado?

Un donante apto es un individuo que tiene buena salud física y mental, mayor de 18 años y menor de 55, que no tenga:

  • infección por VIH
  • hepatitis viral crónica
  • alcoholismo activo o consumo de alcohol en exceso
  • enfermedad psiquiátrica en tratamiento
  • historial de neoplasia maligna
  • cardiopatía o enfermedad pulmonar que requieren de medicamentos
  • diabetes mellitus de más de siete años
  • cualquier otra enfermedad médica crónica grave

Para seleccionar a un donante también hay otros factores importantes:

  • El donante debe ser un pariente (cercano o lejano) o estar emocionalmente relacionado con el receptor; en circunstancias especiales, el donante puede ser alguien que no sea pariente (donante buen samaritano).
  • El donante debe ser mentalmente competente y estar dispuesto a donar.
  • Los posibles donantes que se cree o que se sabe que están siendo obligados se deben excluir.
  • No hay beneficios financieros que puedan surgir de la donación. La ley prohíbe vender órganos.
  • La decisión de ser un donante debe hacerse después de considerar detenidamente el procedimiento, entenderlo y los riesgos y las complicaciones.
  • El grupo sanguíneo del donante debe ser el mismo del receptor, o compatible con el mismo.
  • La porción de de hígado del donante vivo debe tener más o menos el mismo tamaño que el hígado del receptor.
  • Los donantes deben estar dispuestos a cumplir con el seguimiento y poder hacerlo.

¿Qué evaluaciones se le tienen que hacer al candidato de donante vivo antes de la donación?

Al candidato donante se le pedirá que llene un cuestionario que incluye adjuntar una copia de su grupo sanguíneo (para confirmar si el grupo sanguíneo es idéntico o compatible con el receptor). Si el grupo sanguíneo ABO es apropiado, si la altura y el peso del candidato comparados con la del receptor son aceptables, y si los detalles en el cuestionario indican idoneidad, al candidato se le harán análisis de laboratorio adicionales, que incluyen hemograma completo, pruebas funcionales hepáticas y análisis de sangre para determinar la ausencia de hepatitis B y C.

Si los análisis de laboratorio confirman que el candidato es apto como donante, se saca una radiografía de pecho y se hace un electrocardiograma para asegurarse de que el candidato pueda recibir anestesia de manera segura.

Si los análisis de sangre, el electrocardiograma y las radiografías están dentro de los límites normales, un hepatólogo (especialista en hígado) ve al candidato y le hace un examen físico. Una TC volumétrica calcula el volumen del hígado para determinar si la porción que se va a donar es apropiada para el receptor. Luego un trabajador social realiza una evaluación psicosocial integral para asegurarse de que el candidato entiende los riesgos del procedimiento, está donando por su propia voluntad y tiene suficiente apoyo para ser atendido después de la cirugía.

Después de finalizar los análisis y las consultas, un comité de miembros del equipo de trasplantes discute los detalles médicos y sociales de la evaluación y da un veredicto sobre la idoneidad del candidato. Uno de los miembros del equipo, el coordinador de trasplantes en general, le comunica la decisión al candidato. Si el candidato no es seleccionado como donante, éste puede contactar a los miembros del equipo de médicos para recibir una explicación. No obstante, toda la información sobre el donante se mantiene estrictamente confidencial.

¿Qué tipo de período postoperatorio puede esperar el donante?

El donante normalmente pasa de cinco a siete días en el hospital. La mayoría de los pacientes están fuera de la cama (con ayuda) el segundo o tercer día postoperatorio. El donante normalmente necesita ausentarse del trabajo y suspender las actividades normales en el hogar durante un mes (a tiempo completo) o de dos a cuatro semanas (a medio tiempo), dependiendo de la rapidez de la recuperación.