Confidencialidad y consentimiento

La atención médica confidencial significa que la información de la visita a la clínica del adolescente sólo se discutirá entre el adolescente y el equipo de la Clínica del adolescente y del adulto joven. No se compartirá la información con padres, miembros de la familia, amigos ni con nadie más.

Sin embargo, alguien tiene que dar consentimiento, o permiso, para que el adolescente reciba atención médica en la clínica. El consentimiento lo puede dar el paciente o el padre/tutor, dependiendo de la edad del paciente.

Los pacientes mayores de 18 años pueden consentir a su propia atención médica confidencial. Revise la Guía para pacientes que están cumpliendo 18 años en inglés (PDF) /  Revise la Guía para pacientes que están cumpliendo 18 años español (PDF).

Según la ley de California, los pacientes de 12 a 17 años de edad pueden recibir atención médica confidencial sin el consentimiento de los padres para:
•infecciones de transmisión sexual
•métodos anticonceptivos
•cuestiones relacionadas con el embarazo
•tratamiento para el abuso de sustancias
•preocupaciones de salud mental

Estos servicios no requieren que un padre o tutor esté presente en la consulta médica. El equipo de la Clínica del adolescente y del adulto joven mantendrá la confidencialidad de estas consultas, excepto en los casos en los que el paciente se vaya a lastimar a sí mismo o vaya a lastimar a otros. Los pacientes que tengan necesidad económica pueden calificar para un programa especial para ayudarles a pagar por los servicios relacionados con salud reproductiva.

Los servicios de salud general a pacientes menores de 18 años, que incluyen exámenes físicos y tratamiento a enfermedades, requieren del consentimiento de un padre o tutor. El padre o tutor necesita estar presente en la primera consulta; para consultas posteriores se requiere una nota.