nutch_noindex
CANCELAR
/nutch_noindex
  • CraniosynostosisCraniosynostosis

Craneosinostosis (CRS): resumen

Nuestro equipo de expertos pediátricos ofrece diagnóstico y tratamiento de vanguardia con el toque más suave para niños con anormalidades del cráneo.

La bóveda craneana es la parte de la cabeza que rodea y protege el cerebro. La bóveda craneana de un niño muy pequeño está hecha de huesos que están unidos holgadamente por medio de secciones de un material fibroso mutable llamado suturas. Conforme crece el bebé, esos huesos del cráneo normalmente se separan para hacer espacio para que el cerebro crezca. Con el tiempo, las suturas se endurecen, y cierran los huesos del cráneo. Si se endurecen demasiado pronto, no habrá suficiente espacio en el cráneo para el cerebro que sigue creciendo. Esta fusión prematura, conocida como craneosinostosis  puede resultar en presión dañina en el cerebro y una distorsión de la forma normal de la cabeza.

En el Lucile Packard Children's Hospital Stanford, nuestro equipo de neurocirujanos pediátricos y cirujanos craneofaciales de clase mundial tiene décadas de experiencia combinada en el tratamiento de la craneosinostosis en niños. Los médicos despliegan amplias técnicas de planeación e imagenología virtual en tercera dimensión para modelar zonas anormales y trazar la mejor ruta quirúrgica hacia la restauración de la forma normal de la cabeza. En muchos casos, las técnicas endoscópicas permiten a los doctores abstenerse de una cirugía abierta y en vez de esto trabajar por medio de pequeñas incisiones en el cuero cabelludo, reduciendo así el estrés y el tiempo de recuperación del paciente.

Este equipo dedicado está atento a los ocasionalmente sutiles síntomas de trastornos asociados o subyacentes y está equipado para abordar los problemas cognitivos, psicológicos o del desarrollo que pueden surgir con la craneosinostosis multisutura. El equipo da seguimiento estrecho a los pacientes durante años, viéndolos de forma rutinaria en la clínica hasta que tengan por lo menos ocho años de edad. Estos servicios, técnicas y tecnologías de rápida evolución hacen que el tratamiento sea más efectivo para pacientes jóvenes y menos difícil para ellos y sus familias.