¿Qué es el síndrome de Prader-Willi?

El síndrome de Prader-Willi (PWS) es un trastorno genético que puede ocasionar una amplia variedad de síntomas, incluidos retrasos de desarrollo y obesidad. Se presenta cuando hay un problema con una parte del cromosoma 15.

Los bebés que nacen con PWS tienen un escaso tono muscular y un llanto débil. Al principio, se alimentan con lentitud y parecen desnutridos. Los problemas de alimentación mejoran después de la infancia. Normalmente, entre los dos y cuatro años de edad, el niño se obsesiona con los alimentos y tiene dificultades para controlar su apetito. El PWS también puede ocasionar problemas durante la pubertad.

No existe una cura para el PWS. Sin embargo, el tratamiento puede mejorar considerablemente el pronóstico para un niño con PWS, por lo que es fundamental diagnosticar y tratar la afección cuanto antes.

Entre los síntomas de PWS se incluyen los siguientes:

En los niños menores de 3 años:

  • Retrasos en el desarrollo
  • Dificultades con la alimentación
  • Tono muscular escaso
  • Llanto débil

En niños más grandes: