nutch_noindex
CANCELAR
/nutch_noindex

Enfermedades que tratamos

Leucemia

La leucemia es un cáncer de la sangre y se desarrolla en la médula ósea. Normalmente, las células en la médula ósea siguen las señales para saber cuándo empezar a generar glóbulos blancos y cuándo dejar de hacerlo. Pero cuando un niño tienen leucemia, la médula ósea genera glóbulos blancos anormales sin parar. Estos glóbulos blancos anormales no ayudan a combatir infecciones como los glóbulos blancos normales lo hacen. Y ya que siguen siendo generados sin parar, empiezan a desplazar a los glóbulos blancos normales, lo que lleva a síntomas como infecciones, anemia y hemorragia.

Los investigadores piensan que hay factores genéticos y medioambientales provocan la leucemia, y nuestros doctores trabajan para entender estas influencias de mejor manera.

Hay tres tipos principales de leucemia infantil:

  • Leucemia linfocítica aguda (LLA)
  • Leucemia mielógena aguda (LMA)
  • Leucemia mielógena crónica (LMC)

La LLA es la leucemia infantil más común. Aproximadamente el 80 por ciento de los casos de leucemia infantil son LLA, mientras que el 17 por ciento son LMA y solo el tres por ciento son LMC.

Linfoma

Hay dos tipos principales de linfoma en niños: linfoma hodgkiniano y linfoma no hodgkiniano. Gracias a décadas de investigación y avances tecnológicos, estas enfermedades ahora son curables más del 90 por ciento de las veces. Nuestros doctores e investigadores siguen probando tratamientos nuevos diseñados para combatir el linfoma avanzado de una manera más eficaz y reducir posibles efectos secundarios futuros para todos los pacientes.

El linfoma hodgkiniano y el linfoma no hodgkiniano son tipos de cáncer del sistema linfático, que es parte del sistema inmunitario que ayuda a combatir las enfermedades. Ambos tipos de linfoma hacen que las células del sistema linfático crezcan de forma descontrolada, lo que al final provoca que los ganglios y otras zonas se hinchen. Estas células cancerígenas también se pueden propagar a otros órganos y tejidos.

El síntoma principal para ambas formas de linfoma es hinchazón de los ganglios sin dolor. En el linfoma hodgkiniano, es más probable que esta hinchazón ocurra en el cuello, las axilas o el pecho. En el linfoma no hodgkiniano, esta inflamación puede aparecer en los ganglios u otros órganos por todo el cuerpo. Los pacientes con cualquier tipo de linfoma también pueden sufrir pérdida de peso, fiebre y sudoración nocturna.

Stanford Cancer Institute logo